EL GÜERITO

Comprar Paperback por $ 9.16 Comprar eBook as PDF por $ 0

Es la historia de un muñeco?güerito? adoptado por una muñeca demanta. La muñeca elaborada por los indígenas, tiene fuertes sentimientos de bondad y adora que sus hijos compartantodo lo que comen a pesar de sus carencias económicas. Sin embargo el muñecoenferma en medio de la pobreza y comienza una batalla de sus padres adoptivospor su vida. ElGüerito I Juanitoenfermo Enun pueblo de un lugar no muy lejano llamado La Realidad, se escuchabanunos quejidos que salían de una de las pequeñas casas de palma y pasto. ?¡Mamá, maaa, me lele, leele! ?sequejaba Juanito; un muñeco de trapo, de cabellos de estambre amarillo, de pielde tela color rosa, quien usaba zapatos de gamuza, camisa blanca, pantalón ysaco de terciopelo bordado en el pecho con el apodo de ?El Güerito?. Llamaba a María, su madre; una muñecahecha de manta, de trenzas hiladas de negros estambres, adornadas de coloridoslistones verde, blanco y rojo; quien lucía un hermoso vestido con floresbordadas en coloridos hilos. Los quejidos despertaron a Venancio,su padre; un muñeco hecho de una rama de árbol, quien usaba un pantalón descosidoy una desgastada camisa de colores opacados por el sol. Venancio, apenas lo escuchó, se levantó de sucama de piedra y fue a verlo al cuarto de palma y pasto. Seacercó tiernamente a la cama de algodón donde dormía y le preguntó: ?¿Que ti duili mi niño? ?¡Paito, lele tuto! ?se quejóJuanito, frunciendo de dolor su pequeña boca de hilo y sobando con la mano supansita. El hombre de rama lo tomó en sus brazos y le preguntó: ?¿Pos que comites ayer? ?Omí ocos, coles y tillas, pá ?contestóJuanito, quien al igual que todos había comido el día anterior caracoles ensopa de verdura, moscos en arroz y tortillas,todo preparado por su mamá. Ni una solavez se habían enfermado del estómago, pues los moscos y caracoles estaban tanlimpios como los verdes valles y los verdes campos donde vivían y sealimentaban. ?Mijo, pus eso no hace mal. ¿Qué otra cosa comites? Me cuerdo ayer Felipe te llevo jugar, ¿a dóndejueron? ¿Jueron al rancho del Monote Rico? ?preguntó Venancio a su pequeño hijo,quien no le contestó, por lo que le volvió a preguntar:

I want to publish a book See more books