Search in Bubok

maarribas

Quítale los zapatos al viento

para que no camine de madrugada,

que puedas ver como su aliento

sonroja de día tu cara.